Los padres de Miley Cyrus, Billy Ray y Tish, han decidido no divorciarse. 

Tish había introducido los papeles pidiendo una separación legal en junio citando “diferencias irreconciliables” como la razón de la separación, pero ahora la pareja ha decidido salvar su matrimonio luego de lidiar con sus problemas en terapia de parejas. 

Tish reveló al corresponsal jefe de E! Entertainment Ken Baker – un viejo amigo de la familia Cyrus - que ella y Billy Ray le están dando otra oportunidad a su relación. 

Ken reveló: “Hablé con Tish y me dijo que ambos despertaron y se dieron cuenta de que se aman mutuamente y decidieron que quieren permanecer juntos. Ellos asistieron recientemente a terapia de parejas, algo que no habían hecho en 22 años estando juntos, y eso los acercó y abrió la comunicación de una forma increíble”. 

Tish se siente “energizada” con las sesiones de terapia y está encantada con que ella y Billy Ray – con quien ha estado casada por 19 días – se mantengan juntos y no se convertirán en otra pareja acabada. 

Ken añadió: “Ella también dijo que el matrimonio puede ser muy difícil y admitió que ellos habían tenido momentos difíciles. Pero ambos se han dado cuenta de que no querían formar parte de las estadísticas y querían hacerlo funcionar”. 

“Fueron a terapia con el objetivo de divorciarse de una forma que fuese saludable para sus hijos, pero salieron con la convicción de que quieren permanecer juntos. Tish suena feliz y energizada por tener este nuevo comienzo”. 

Esta es la segunda vez que la pareja suspende el proceso de divorcio. En marzo de 2011, Billy Ray comenzó el papeleo para una separación legal, pero cambió de decisión porque no quería dividir a su familia. 

Billy Ray y Tish tiene tres hijos biológicos juntos, Miley, de 20, Noah, de 13, y Braison, de 18. Billy también adoptó a las hijas de Tish, Trace, de 25, y Brandi, de 23, que son de una relación anterior. 

El cantante de “Achy Breaky Heart” tiene otro hijo llamado Cody, de 20 años, de una relación con Kristin Luckey.