El pasado domingo los aficionados de los Halcones Marinos de Seattle vieron golpeado su orgullo debido al récord de decibeles que establecieron los fans en Kansas City por el estadio más ruidoso,

La fanaticada de los Jefes alcanzó los 137.5 decibeles en el cuarto cuarto cuando su equipo se impuso a los Raiders de Oakland. Los aficionados de los Halcones Marinos tenían el récord desde septiembre con 136.6 decibeles.

Joe Tafoya, otrora jugador defensivo de la NFL, es el "encargado oficial" del "ruido para récords" de los Halcones Marinos de Seattle por lo que respondió en Twitter a lo ocurrido en Kansas City el fin de semana:

"Lo acabo de escuchar de la gente de los Récords Guinness. Vamos a hacer otro intento en el Monday Night si la fanaticada y la organización lo permite."

El "notario" de los Guinness Records realizó el siguiente comentario a la prensa: "Con esto están destruyendo las esperanzas de la Premier League de tener este récord, se los digo."

Para poner el ruido en contexto, el ruido que realiza una aspiradora va de 60 a 85 decibeles y el despegue de un avión se aproxima a los 140.