Como amantes de la música en general sea cual sea el género, muchos tienen la gran idea desde muy jóvenes, de formar una banda. Una manera divertida y auténtica de llevar un mensaje. Deseos de millones de personas, incluso de aquellos que no tienen la facultad de tocar algún instrumento. Si de sencillez estuviésemos hablando, debemos irnos un poco más allá y estudiar la motivación a realizar proyectos de este tipo, musicales. Muchas veces optamos por colocar nuestra palabra por encima de un trabajo en equipo que requiere gastos, tiempo y mucho esfuerzo sin pensar en lo dificil que puede llegar a ser. Comenzando por lo simple, estar montado en una tarima ante un público tan crítico como el venezolano, el latinoamericano. Muchas veces, la primera queja de alguien que tiene las intenciones de ver a alguna banda en vivo, es el precio de la entrada, que de una banda nacional oscila entre los Bsf. 50 y 100, a menos que estemos hablando de un showcase, lanzamiento o concierto en alguna sala especial donde la producción se presta para un show como tal, etc. Ahí las cosas suben un poco más, entre Bsf. 200 y 400 como mucho. Continúa leyendo este artículo haciendo click aquí