Aunque parezca ser la misma estampa de una actitud cool, Justin Timberlake no usa esa palabra para describirse.

"Miren, yo no soy cool", dijo el cantante, bailarín y actor en la edición "Men of the Year" de la revista GQ. "Ser cool es tratar de mantener una presión sanguínea estable. Así que no... no sean cool. Sean apasionados. Sean dedicados. Sean tenaces. No se conformen con menos. Tengan coraje. Sean felices. Sientan la tristeza", instó.

Timberlake, de 32 años, explica que no ser cool a veces implica hacer lo opuesto a lo que la gente espera de él, como por ejemplo, encarnar a un apostador junto a Ben Affleck en la película Runner Runner o aparecer en segmentos de comedia en el programa Late Night with Jimmy Fallon todas las noches durante la llamada "Timberweek".

"He convertido el hacer lo que no se supone que haga en una carrera. No he sido cool al respecto", dijo el cantante. "Ser cool hubiera implicado dejar pasar esas oportunidades. Si haces eso, es porque tienes miedo. ¿Y para qué tener miedo? ¿Verdad?", explicó.

Timberlake siente que no puede ser caracterizado por ningún disco, rutina de comedia o película de su carrera.

"No me veo como alguien que vaya a ser definido por un solo momento", dijo. "Siempre estoy con miras a lo próximo".

Lo próximo en turno en la carrera de Timberlake es su gira 20/20 Experience, la cual dio inicio el 6 de noviembre, además de una película dirigida por los hermanos Coen, Inside Llewyn Davis, que se estará exhibiendo en salas el 6 de diciembre.