La cantante de Barbados fue homenajeada en la ceremonia de los American Music Awards como Icono del Año, galardón que se entrega por primera vez. El premio lo recibió de manos de su madre.

Rihanna brilló durante toda la jornada, y es que además logró llevarse a casa las estatuillas a Mejor Artista Femenina de Rythm & Blues, un reconocimiento que recibió de manos de la actriz Zoe Saldaña y Marc Anthony.

La cantante de 25 años tiene una nutrida carrera musical con siete discos de estudio, cada uno con numerosos éxitos que la han posicionado como una de las artistas más representativas de la escena actual, tanto en ventas y descargas, como en las redes sociales.