• 10 canciones que te harán desear haber sido baterista
  • 1 10 canciones que te harán desear haber sido baterista
  • 2 10 canciones que te harán desear haber sido baterista
  • 3 10 canciones que te harán desear haber sido baterista
  • 4 10 canciones que te harán desear haber sido baterista
  • 5 10 canciones que te harán desear haber sido baterista
  • 6 10 canciones que te harán desear haber sido baterista
  • 7 10 canciones que te harán desear haber sido baterista
  • 8 10 canciones que te harán desear haber sido baterista
  • 9 10 canciones que te harán desear haber sido baterista
  • 10 10 canciones que te harán desear haber sido baterista
  • 10 canciones que te harán desear haber sido baterista

    El solo de bateria se ha convertido en un cliché de las bandas de rock, sin embargo no podemos negar el efecto cautivador que tienen los beats de los tambores. 

    Ya sea porque consigue ponernos a bailar o a mover la cabeza siguiendo el ritmo;  por su sonido aislado o como parte de una gran composición, la percusión de los tambores inspira nuestro más primitivo deseo de movernos y reaccionar. La batería han sido un ingrediente clave en la composición de algunas de las mejores canciones de la historia: empezando en los 60s con "My Generation" de The Who, hasta el dueto de Alicia Keys y Jay Z con "Empire State of Mind". Por esto y continuando con el espíritu, les presentamos diez canciones que los harán desear haber sido bateristas. 

  • 1. "Tom Sawyer" de Rush

    No importa si estás sumido en el intrincado mundo de los bateristas o simplemente eres un fanático de la música, no hay argumento que pueda debatir que Tom Sawyer" es una pieza asombrosa. Mientras la imagenes proscritas que evoca la letra y el sonido futurista de los teclados son bien recordados, "Tom Sawyer" esencialmente se convierte en un show en solitario cuando el baterista Neil Peart toma el control de la canción. Para aquellos aspirantes a baterista, está bien apuntar alto, pero no se sientan mal si no pueden recrear la batería de esta canción. 

  • 2. "Pardon me" de Incubus

    Esta banda californiana ha hecho una carrera fusionando elementos del Rock, el Hip-Hop y el Jazz. Venerado por la comunidad de bateristas, José Pasillas ha sido una pieza importante detrás del sonido de la banda. En "Pardon Me" por ejemplo, pasa sin esfuerzo de un rock de sonido "estándar" a influencias de la música latina y el Jazz, mientras tiene que mantener el ritmo a la par del rasgueo de DJ Lyfe. 

  • 3. "Fire" de The Jimi Hendrix Experience

    Cuando escuchas algo de Jimi Hendrix simplemente tienes esa sensación de que se trataba de un hombre al que le gustaba vivir al límite. Este clásico de 1967 encapsula perfectamente la esencia del hombre que incendiaba sus guitarras, y es traído a la vida gracias al baterista Mitch Mitchell, quien presenta una de las actuaciones más crudas y contundentes en la historia del Rock. Retamos a cualquiera que escuche esto a no querer levantarse y empezar a moverse. 

  • 4. "Song 2" de Blur

    Decir que "Song 2" es simplista es subestimarla. Como sucede con muchas de las canciones exitosas, mantener todo simple siempre funciona a favor de la canción. El baterista Dave Rowntree puede parecerse más a un técnico de computadores que a un baterista, pero en esta canción demuestra realmente de qué es capaz si le dan un par de baquetas. 

  • 5. "Paint it Black" de The Rolling Stones

    Este himno se destaca dentro del amplio catálogo de los Rolling Stones como una de sus canciones más originales. En una aparentemente sencilla interpretación, Charlie Watts toma lo mejor del descentrado groove de la cultura hippie para crear una pieza hipnótica del rock. Les advertimos, si escuchan mucho esta canción puede darles un impulso repentino de comprar incienso y batas largas y holgadas como en los 60s.

  • 6. "First it Giveth" de Queens of the Stone Age

    "First it Giveth" combina a dos genios de la música: el vocalista Josh Honne y el versátil y extraordinario baterista Dave Grohl. Con su destrezas musicales ambos se las arreglan para crear un himno del rock alternativo que no se limita a dar gruñidos. Entregando una clase magistral de batería, Grohl vuelve a sus raíces más pesadas y despliega un rango que supera incluso sus mejores trabajos -incluyendo algunos de Nirvana-. 

  • 7. "Walk This Way" de Run-DMC y Aerosmith

    Una de las baterías más memorables de todos los tiempos, ya sabes lo qué estás escuchando desde el momento en que Joey Kramer suelta los primeros beats. Como la canción que dio inicio al matrimonio entre el rap y el rock, "Walk this Way" consiguió un sonido universal que todavía hoy hace reaccionar a audiencias de todo tipo. Esta canción logró que Aerosmith volviera a la cima, anunció la llegada de Run-DMC a la escena y abrió un espacio para ambos grupos en la historia de la música. 

  • 8. "Break on Trough" de The Doors

    Como una de las bandas más trascendentales de la historia del rock,The Doors consigue transportar a sus oyentes a otro mundo gracias a sus increíbles composiciones. Todos fueron músicos formados de la manera clásica, a excepción de su vocalista Jim Morrison, así que cada miembro imprime su toque único a esta creación. La batería de John Densmore inspirada en la samba da una base sólida a la canción, mientras el tecladista Ray Manzarek y Morrison se abrazan al caos y exploran todas sus excentricidades musicales en ella.

  • 9. "Brianstorm" de Artic Monkeys

    Desde su aparición en los listados de música en 2006, los Arctic Monkeys han logrado un balance perfecto entre las canciones más pesadas del Hard Rock y aquellas que están hechas para ser cantadas a coro. Un poco atrevida, "Brianstorm" tiene una onda inspirada en el punk acelerado marcada por la batería de Matt Helders. En menos de tres minutos, la canción consigue aumentar la energía varias veces, tanto, que creemos que podría ser la música de fondo de una inusual rutina de ejercicios. 

  • 10. "21st Century Schizoid Man" de King Crimson

    No se podía esperar menos que una gran muestra de rock progresivo de los londinenses King Crimson. Al igual que gran parte de su trabajo, "21st Century Schizoid Man" juega con los estándares del rock, añadiendo un elemento de improvisación de Jazz. Michael Giles sube la barra para todos los bateristas de rock con su interpretación virtuosa del instrumento a lo largo de esta canción de siete minutos de duración. Todavía tiene tanto eco, que Kanye West decidió samplear esta canción para su éxito del 2010, "Power".