El grupo de rock británico que nació hace unos años como una banda de garage y ahora es capaz de llenar estadios en todo el mundo, afirmó a la AFP estar dispuesto a hacer una pausa tras el éxito mundial de su quinto álbum, "AM".

"No tenemos ninguna prisa por hacer otra cosa", afirmó el batería Matt Helders, en el marco del festival Summer Sonic que se celebró el pasado fin de semana en Tokio.

"Por ahora, este álbum parece un buen momento para dejarlo durante un tiempo. Nunca hemos hecho realmente una pausa indefinida. Y no creo que podamos extender más la gira [de este disco]" explicó.

La salida de "AM" en septiembre pasado recibió un diluvio de elogios de la crítica internacional.

Arctic Monkeys ha pasado de ser un grupo de adolescentes alocados a verdaderos profesionales del escenario. Ahora no pueden dar un solo concierto sin ser bombardeados por montones de ropa interior femenina.

"Este año había más sujetadores", sonríe Helders. "Las chicas escribe nsus direcciones de e-mail en ellos", asegura, impresionado por este éxito internacional.

Los dos primeros álbumes del grupo -"Whatever people say I am, that's what I'm not" (2006) y "Favourite Worst Nightmare" (2007)- reflejaban un rock sincopado, influenciado por el rap y el reggae, con las ricas letras de su líder, Alex Turner.



Luego Arctic Monkeys se volvió cada vez más hacia Estados Unidos, con resultados menos consistentes, como el desconcertante "Humbug" (2009) y luego el lánguido "Suck it and see" (2011).

"AM" es el primer disco con el que la banda ha logrado un éxito fulgurante en Estados Unidos, llenando los estadios del país. Alex Turner se ha convertido en una especie de 'sex symbol', con chaqueta de cuero y pantalón ajustado.

"Cada vez que hemos hecho un disco, hemos tratado de dar un paso hacia adelante", asegura el batería. "Esta vez sí hemos dado uno muy grande (...)" dice.

"Algunas cosas del pasado -prosigue- no tienen tanto sentido o no entran más en los cánones, pero no tenemos vergüenza de nada. Cualquier persona que tenía 18 años y ahora tiene 28 mira hacia atrás y se pregunta por qué iba peinada así, o por qué vestía de tal o tal manera".

"Quizá ahora seamos el mejor grupo del mundo, pero nunca me he tomado esto en serio. No me despierto pensando que estoy en el techo del mundo. Pero no tengo motivos para quejarme", reflexiona.

El guitarrista Jamie Cook admite, sin embargo, que el sonido actual del grupo es diferente que el de los inicios.

"Hay mucha influencia de R&B en el album 'AM'", afirma. Esta obra ha generado comparaciones con el efímero grupo Spiders from Mars que acompañaba a David Bowie o The Strokes. "Hay mucho más 'groove' [ritmo] y probablemente menos de guitarra tradicional de rock. Es un álbum divertido de interpretar", asegura Cook.

En todo caso "AM" encantó a los 40.000 espectadores del Summer Sonic, que también escucharon a Avril Lavigne, Queen, Kraftwerk, los Pixies, Robert Plant y decenas de grupos o cantantes más o menos conocidos.

"Hemos tenido la oportunidad de interpretar muchas canciones nuevas, no me esperaba eso ya que en general los espectadores quieren sobre todo los viejos 'hits'", dice Helders.

Copyright (2014) AFP. All rights reserved.