El delantero del Bayern Munich no podrá jugar el partido de ida frente al Arsenal, correspondiente a los octavos de final de la Champions League. 

El sábado pasado, Ribéry estuvo ausente en la victoria 2-0 del Bayern frente al Nümberg, debido a un hematoma en el glúteo que presionaba una de sus terminaciones nerviosas. 

En un intento por resolver el problema definitivamente, el jugador tomó la decisión de entrar al quirófano el jueves y por esta razón no podrá estar en el partido del 19 de febrero frente al Arsenal.

Este fue el comunicado oficial del equipo a través de su página web:

"Un examen el lunes reveló que el hematoma que había presionado el nervio, fue removido por completo durante la cirugía el pasado jueves.

Ribéry empezará su rehabilitación a finales de esta semana y, salvo alguna sorpresa podría empezar a correr a inicios de la próxima. 

El jugador se perderá por tanto el duelo copero del miércoles, la próxima jornada de la Bundesliga ante el Friburgo y el partido de ida de los octavos de final de la Champions League ante el Arsenal."